Mercurio en fuga.

Antonio Mercurio es un cerebro repleto de semifusas. Su cabeza funciona a otro ritmo: el que imponen los radicales libres de las ideas y la música.

Si hiciéramos una lista de las personas que hemos conocido que más nos han influido en los últimos años –estarían Woody Allen y la tía Ana, en puestos de privilegio por su cocina excelsa-, dicha lista incluiría sin duda a Antonio Mercurio.

Recuerdo un concierto del compositor Michael Nyman con la orquesta Oviedo Filarmonía, donde tocaba Antonio su contrabajo. Fue apoteósico. En medio de los aplausos, Nyman dejó el piano y atravesó el escenario para felicitar a Antonio Mercurio. Su contrabajo habían acompañado al piano, por encima del resto de la orquesta, para imantar a la audiencia en un concierto memorable.

El maestro Nyman se lo quiso reconocer. Antonio se movía a otro ritmo, como si su música, haciendo honor a su apellido, se adaptara en cada momento a las exigencias de la partitura con una condición mercurial. Como si sus pensamientos se electrocutaran al contacto de los dedos con las cuerdas para hacer surgir la música con una energía distinta.

Antonio, junto a Valentina esta vez, trasladaron también su talento a la fotografía y al vídeo. Esta vez, la luz del mediterráneo de su infancia dejaba un poso luminoso en sus creaciones. En esa disciplina todo fluía lento, como si las semifusas de su cerebro hubieran dejado paso a una larga redonda –sonaba ahora un sol sostenido. Las nubes de sus fotografías surcaban el cielo apacibles, como esas colchonetas vacías que reposan en el agua de la piscina.

Ambos (y Carlo Vitto) se mudaron hace unos meses de regreso a Italia, donde el talento de Antonio encontró una oferta que no podía rechazar. Desde entonces, vivir en Oviedo es un poco como bailar sin música.

Las Balbino Mercurio están confeccionadas con una tela de cheviot con un dibujo de cuadro-ventana. A esa ventana nos seguimos asomando algunas tardes, Antonio, para escuchar la melodía de un recuerdo, para mirar a lo lejos, por si vuelves.

COMPRAR MODELO MERCURIO